Un alivio se ha vivido en los últimos meses en el Chocó desde el comienzo del cese el fuego bilateral del Gobierno Nacional y la guerrilla del ELN. Según Lino Membora, coordinador de la Mesa Indígena de Chocó, después del homicidio del líder del resguardo en Alto Baudó, Aulio Isarama, a finales de octubre, los hostigamientos de ese grupo subversivo se han detenido hasta la fecha. Por lo que las comunidades indígenas le exigen a las partes extender el cese el fuego que les ha brindado tranquilidad a las poblaciones rurales en el Chocó, donde han sufrido el accionar de esta guerrilla y los enfrentamiento con el Clan del Golfo por las rutas del narcotráfico. Este cese el fuego bilateral culmina este martes, como fue pactado desde el 1 de octubre, pero se espera que los negociadores del Gobierno y el ELN que ya están en Quito, Ecuador, puedan lograr un acuerdo que permita extender este pacto de no agresión que ha beneficiado a las comunidades indígenas.