Cargando contenido

El asistente médico reduce los riesgos de propagación del virus entre los profesionales de la salud.

Asistente Médico - Sena
Cortesía: SENA

Los integrantes del Centro de Tecnología y Manufactura del Sena en Medellín, avanzan en la etapa de pruebas de un robot que, entre otras cosas, mide la temperatura de las personas contagiadas con la COVID-19. 
 
El dispositivo también permite la comunicación por videollamada con el personal médico, lo que evitaría por lo menos cuatro contagios más, entre los profesionales de la salud encargados de estos pacientes. 

Lea también: Casi 30 mil presos saldrían de la cárcel sin necesidad del decreto: Procuraduría

Este asistente médico se manipula desde una aplicación compatible con el sistema operativo de Windows y una conexión wifi estable, para que el personal encargado de monitorear a los pacientes evite al máximo el contacto con ellos. 
 
Gustavo López de Mesa, subdirector del centro de tecnología, explicó que, “estudios a nivel mundial sostienen que el aislamiento genera mucho estrés a los pacientes. Con este asistente se permitirá tener un contacto más directo con los familiares para ayudar a mitigar los casos de depresión que se pueden generar como consecuencia de las medidas que se deben tomar para evitar los contagios”.

El equipo hace parte de la preparación que adelanta la Clínica de la Universidad Pontificia Bolivariana, que si bien aún no tiene pacientes con la enfermedad, se está preparando para enfrentar un posible colapso en la red hospitalaria del departamento. 
 
Juan Guillermo Barrientos Gómez, director científico de la Clínica UPB, dijo que es momento de generar soluciones conjuntas para un problema de orden mundial. 

Los investigadores también estudian la posibilidad de que en un futuro, este asistente médico suministre los insumos necesarios para el tratamiento oral a los pacientes. 

Lea además: Dos capturados tras agresión a médico Iván Santos y su familia, en Bogotá.

Este no es el único proyecto en el que trabajan investigadores antioqueños para contrarrestar los efectos de la pandemia.

Un dispositivo de radiación ultravioleta que sirve de escudo frente al agente biológico de la COVID-19 es desarrollado por investigadores de Eafit, la Universidad CES y la Spin Off Tezio, en colaboración científica con el Center for Radiological Research de la Universidad de Columbia de Estados Unidos.

Este equipo podría instalarse en áreas urbanas de tráfico masivo de personas, como aeropuertos, hospitales o zonas de trabajo.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido