Hombres armados asesinaron al joven Dubán Vargas en su propia vivienda del barrio Galán del municipio de Segovia, donde se completan 42 días de un paro minero que las bandas criminales estarían aprovechando para sus ajustes de cuentas y camuflarlos con las manifestaciones. Según las autoridades, la víctima de 22 años fue ultimado por la relación con la venta de drogas, que sería la misma razón por la que hace una semana fue asesinado otro joven de 23 años, Alberto Madrigal, quien recibió varios impactos de bala. Así mismo, hace un mes mataron con arma de fuego a un menor de 17 años a sólo 200 metros del punto de concentración de los mineros informales, caso que aún es materia de investigación. En los homicidios de los dos primeros, el coronel Carlos Mauricio Sierra, comandante de la Policía de Antioquia, aseguró que las informaciones establecen que fueron como ajuste de cuentas por el negocio del microtráfico. La Policía de Antioquia precisó que en estas cinco semanas de paro minero se han capturado a nueve adultos y se han aprehendido a once menores.