David González, de 4 años, ingresó al Instituto Neurológico de Colombia, sede Medellín, por una fiebre muy alta. Según su familia, los médicos le aplicaron dipirona, y le dieron de alta. Tres horas después, la madre lo llevó nuevamente porque el menor presentó un brote en el cuerpo. Oneida Calderón aseguró que a su sobrino le aplicaron el medicamento sin una prueba de alergia, y después le comenzaron a salir las marchas. Su muerte habría sido por meningococo, diagnóstico que no cree la familia. Por su gravedad, el niño fue trasladado al Hospital San Vicente Fundación donde falleció. Hoy, en las salas de velación de Villanueva fueron la exequias. Pese a las dudas, los padres decidieron cremar el cuerpo, lo que dificultaría futuras investigaciones de la Fiscalía. En un comunicado, el Instituto Neurológico de Colombia respondió que sí enviaron a la casa al menor, con la “indicación precisa a la madre para consultar en caso de cambios en el cuadro clínico” y aclaró que se realizaron “los exámenes diagnósticos y medicación pertinente”.