Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Jóvenes de Chocó insisten en cuidar la región para generaciones futuras

Jóvenes del Chocó ven con optimismo a su región a la que aman, respetan y sobre todo insisten en la necesidad de cuidarla para las generaciones que vendrán.

RCN Radio Medellín



Kelly Ruiz mira la inmensidad del Río Atrato desde el atrio de la iglesia principal de Quibdó, a la que muchos le llaman la de San Francisco de Asís y otros la de San Pacho, como sus fiestas.

Ella es negra y le gusta decirlo, tiene trenzas que se mezclan de manera natural con los implantes de cabello que sobresalen por sus colores, ella no piensa en la corrupción, ella no piensa en el qué pesar de los negros, ella mira el horizonte y sabe lo que significa haber nacido en esta tierra , además de vivir y gozar en ella.

“La realidad es que aquí se vive muy chévere, nosotros somos el departamento más rico en flora, fauna, en biodiversidad y pienso yo que aquí se vive muy bueno” dice sin dejar de perder su mirada en el Atrato

Al lado derecho de Kelly está Emilson Ariel Quinto Copete, quien llegó desde el Cantón buscando oportunidades laborales, porta una gorra con el loco de una marca prestante y sus dientes blancos y enormes muestran una sonrisa que siempre mantiene a pesar de las dificultades. En la minería él sabe que hay posibilidades de encontrar cada día 20 mil pesos para el sustento.

“Aquí hay oportunidades en La Minería y en los oficios varios, donde uno se puede ganar entre 20 y 30 mil pesos diarios y de eso hay que vivir” , es lo que expresa Emilson Ariel, con su sonrisa permanente.

Con su timidez, Joe que también llegó del Cantón de San Pablo a buscar una nueva oportunidad de vida, habla lo que vino a hacer a Quibdó, ser mototaxista o rapimoto como se le conoce en esta tierra.

Él dice que “aquí se puede conseguir una motico y se pone uno a ‘rapimotiar’ aunque también hay oportunidades en la minería”.

En la única tierra donde existe el verbo rapimotiar, los jóvenes rebuscan su futuro, mientras ven la pertinaz llovizna que acompaña la mayoría de noches a orillas del Río Atrato, donde muchos hablan de corrupción, mientras sus jóvenes se gozan haber nacido en esta tierra, con grandes riquezas en biodiversidad y más en su gente.