Como crítica calificó la alcaldesa del Alto Baudó, Carmen Londoño Mosquera, la situación de salud de este municipio de Chocó, debido a que el 70 por ciento de la población no ha recibido atención médica en los últimos cinco años. Un brote de desnutrición, asociado a otra enfermedad que aún no conocen tiene en alerta máxima a estas comunidades indígenas, donde un menor de dos años ya falleció.

Londoño Mosquera aseguró que los niños de la comunidad indígena Nucidó  son los más afectados, pues han presentado síntomas como diarrea, fiebre, vómito y fuertes dolores de cabeza. Aseguró que el niño de dos años que falleció había sido trasladado a Bogotá para recibir atención médica y según la comunidad están preocupados, pues esta enfermedad que no conocen podría ser contagiosa.

"La situación de salud de la población de Alto Baudó es muy crítica, nosotros tenemos comunidad que llevan más de cinco años sin ser atendidas por una jornada de salud. Tenemos un caso de la muerte de un niño de dos años, y nos hacen llegar un oficio donde nos dicen que sufrió una enfermedad que puede ser transmitida de persona a persona".

La alcaldesa del Alto Baudó dijo estar cansada de solicitar ayuda a las IPS y EPS encargadas de atender a la población indígena, pero no ha recibido ninguna respuesta, por lo tanto,  a la zona no ha podido llegar ninguna brigada de salud. Destacó que la situación empeora, toda vez que siguen desmejorando su salud y aún no conocen las causas de esta enfermedad y temen por la vida de los más pequeños y ancianos, quienes son los más delicados.

La alcaldesa del Alto Baudó, Carmen Londoño Mosquera, dijo que las zonas más afectadas con la enfermedad y el brote de desnutrición son las comunidades El Llano, Punto Caimito, Iruto, Chorro, Payé, Zorro y Cañizal, por lo que requieren por una atención médica con urgencia.