Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Valdivia, Tarazá, Cáceres, Caucasia y Nechí, aguas abajo del proyecto, bajo observación de Hidroituango
Colprensa

El río Nechí, una de las fuentes hídricas más importantes del departamento de Antioquia, está en riesgo a causa de la minería ilegal que se presenta en la región. 

Las denuncias son frecuentes. Los habitantes que viven en las zonas ribereñas han notado un cambio significativo en el color, olor y densidad del río. Componentes como el mercurio y plomo ahora hacen parte del paisaje para los pescadores de la región. 

"La minería legal e ilegal ha deteriorado de cierta manera al río Nechí. En aspectos como la contaminación por el levantamiento de sedimentos y uno más preocupante, la contaminación por mercurio", señaló Manuel Tovar, líder regional y director de Gentil Bosque del Bajo Cauca.

Agregó que, "la minería ilegal ha estado actuando por décadas sin ningún control ambiental, sin ningún seguimiento por las autoridades ambientales, sumado a la participación de grupos armados ilegales, que hacen presencia en la cuenca del río y controlan la minería de la zona". 

Por si se lo perdió: La Orinoquía, clave para cumplir las metas de Colombia en biodiversidad

Frente a esto, son más de 300 familias que viven de la pesca artesanal, que se han visto afectados con la inyección de mercurio a lo largo y ancho de este sustento económico para ellos. 

"Hemos tenido que buscar otras alternativas económicas. Antes salíamos a cualquier hora y cualquier zona del río a pescar; pero ahora tenemos horas y lugares definidos para poder llevar algo a la casa", comentó José Libardo Arias, representante legal del comité de pescadores del Bajo Cauca.

Añadió que, "la densidad del agua es otra, el color es otro, no podemos vender veneno a las personas. Las autoridades no han hecho presencia y eso se salió por completo de control". 

Un estudio realizado por la Universidad de la Salle resalta que el impacto ambiental que se presenta en la región no sólo se ve reflejado en la pesca que se produce, sino que a su vez se ve en los cultivos de arroz y yuca, sobrepasando los niveles de mercurio que tolera el cuerpo humano. 

Le podría interesar: MinAmbiente anuncia revisión a hidroeléctricas por caudales mínimos en ríos

Frente a esto, las autoridades resaltan que se ha llegado a compromisos con empresas de minería legal en la región para que, dentro de sus acciones, tengan un compromiso ambiental que permita restablecer el impacto negativo que se ha presentado con el pasar de los años. 

Frente a la minería ilegal, señalan que no existe control sobre esta, dado el dominio que hay por parte de grupos criminales que cierran un lugar y a los pocos días abren otro espacio a lo largo del río Nechí. 

"Para las autoridades es difícil hacer un control total de la zona. La minería ilegal de carbón y oro se está tomando la región. Desde Corantioquia trabajamos de la mano con las autoridades ambientales para desmantelar los puntos de minería ilegal, pero somos conscientes que es un tema que necesita una intervención a gran escala", señaló Ana Ligia Mora, directora de Corantioquia

El Gobierno del presidente Gustavo Petro ha sido enfático en crear un plan de desarrollo que permita crear zonas de protección hídrica y que se construyan zonas habitadas en torno al agua, sin intervenir ni contaminar. 

Es por ello que, desde el Ministerio de Ambiente, trabajan para llegar a acuerdos con los mineros que realizan esta actividad de forma ilegal para medir el impacto ambiental y reestructurar la forma en la que trabajan la explotación de este material. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.