Con una carta dirigida a todas la autoridades del Estado, el Proceso social de garantías para la labor de líderes sociales y defensores de derechos humanos de Antioquia hicieron una alerta desesperada por “el panorama de alto riesgo” para las comunidades campesinas en el Norte y Bajo Cauca antioqueño, donde persiste la presencia de grupos armados ilegales como el Clan del Golfo y la guerrilla del ELN.

Según esta organización, en zona rural de municipios como Tarazá y Valdivia se han sostenido fuertes enfrentamientos con cruces de disparos sin que haya una efectiva intervención militar.

Por ese mismo panorama, el defensor Regional del Pueblo, Jaime Zapata, emitió una alerta ante el Ministerio del Interior y Defensa, pues hay una lucha por los territorios de  los cultivos ilícitos donde antes hacía presencia las Farc.

A raíz de los hostigamientos de grupos armados, ya más de mil personas han resultado desplazadas y varios líderes sociales y pobladores han sido asesinados, como la masacre de siete campesinos perpetrada en el municipio de Yarumal.