Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Levantan orden de evacuación de 126 apartamentos de Colores de Calasania, construidos por CDO

Colores de Calasania-Foto Noticias RCN


Por más de dos años, Sandra Milena Gutiérrez, propietaria de uno de los 126 apartamentos de la primera etapa de la Urbanización Colores de Calasania no pudo ingresar a su casa, la cual tuvo que evacuar luego de que las autoridades determinaran fallas estructurales.


Gratamente sorprendida quedó la mujer al recorrer su vivienda, a la que llegó  tras casi dos horas de viaje desde Barbosa, a dónde fue a parar porque con el subsidio que le entregaba la constructora CDO solo le alcanzaba para pagar una vivienda en ese municipio del Norte del Valle de Aburrá.


Según Sandra Milena Gutiérrez además de pequeñas humedades y mugre por el abandono en el que estaba su apartamento, lo vio en buen estado y casi listo para ser habitado. Aún así no sabe si va a regresar a este con su familia o lo va a alquilar por lo que queda de 2016.


La mujer resaltó el hecho de que confía en el visto bueno dado por las autoridades sobre la repotenciación realizada a esta etapa de la unidad residencial por la firma constructora, lo que permitió que ella recuperara su patrimonio. Un apartamento en el que ha invertido más de 58 millones de pesos, dinero del que a aún debe  más de la mitad.


Al respecto, el subdirector del Dagrd, Jaime Enrique Gómez, dijo que la entidad emitió un concepto favorable de habitabilidad de la primera fase de la Urbanización Colores de Calasania teniendo en cuenta que la constructora  cumplió con los requisitos exigidos por la ley para realizar la rehabilitación del edificio, proceso que contó con una la interventoría externa, así como con la veeduría de ingenieros de la copropiedad.


Estos 126 apartamentos hacen parte de una lista de 377 de esta unidad residencial, sobre los demás aún no se ha dicho nada. Pero lo que sí le dijo Sandra Milena Gutiérrez a RCN Radio es que si en algún momento tuviera que demandar por daños y perjuicios lo haría contra el Municipio y las autoridades que aprobaron la construcción del edificio y que pusieron en riesgo en riesgo a su familia y su patrimonio.


Agregó que además de definir si vivirá este año o no en su propiedad, debe esperar que esté vigente el seguro de la construcción por diez años, que la red contra incendios esté funcionando al 100 %, que los ascensores estén en excelentes condiciones y que las zonas comunes queden perfectas, sectores donde hoy se pueden ver obreros.