Cargando contenido

Cortesía/Habitantes protestan en el Urabá antioqueño.



Al asegurar que Urabá "sigue siendo una región muy sensible", el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, denunció que cinco estaciones de policía fueron hostigadas por hombres armados en los municipios de Turbo, Carepa, Chigorodó y Apartadó, las mismas localidades impactadas por la instalación de los peajes de la ANI. Aunque en la madrugada del sábado culminaron los disturbios, los nuevos hostigamientos volvieron a encender las alertas.

El gobernador de Antioquia reveló que los ataques fueron cometidos por jóvenes que se movilizaban en motocicletas y dispararon contra las estaciones de policía, logrando escapar de las autoridades. Además, confirmó que se trata de las mismas personas que se enfrentaron a la fuerza pública durante los disturbios que terminaron con la quema de los peajes.

Luis Pérez expresó que "a cinco estaciones de policía las hostigaron, fueron actos propiciados por personas a distancia que hicieron de a 2 o 3 disparos contra las estaciones de policía y luego desaparecieron, es indeseable que esto ocurra, pero es razonable que algunos jóvenes que estuvieron desafiando a la institución durante todo un día se quieran mostrar como muy fuertes, fueron personas que dispararon a distancia y se volaron".

Por su parte, el alcalde de Chigorodó, Daniel Segundo Álvarez, explicó que el ataque armado contra la estación de policía del casco urbano se cometió a una distancia de 300 metros. Tras la reacción de los uniformados, los delincuentes abandonaron la motocicleta usada en el hostigamiento, la cual se encuentra en poder de las autoridades para tratar de obtener pistas que permitan capturar a los responsables.

Tras los hostigamientos a las cinco estaciones de policía, el gobernador de Antioquia advirtió que no permitirá que el orden público se vuelva a desequilibrar en Urabá, donde permanece la incertidumbre por el futuro de tres peajes de la ANI.

Luis Pérez agregó que si el Gobierno no acepta la unificación de las casetas en una sola, se debe analizar en que puntos reubicarlas, pues dijo que hay sectores donde habitan empresarios muy pudientes, donde se podría trasladar alguno de los peajes. La próxima semana se conocería la decisión final del la Agencia Nacional de Infraestructura, entidad que argumenta que las casetas son necesarias para financiar los 2.5 billones de pesos que cuestan las obras de movilidad que se construyen en el Urabá.