Una madre víctima de desplazamiento pasó de vender empanadas a ser profesora en Urabá/Foto Unidad de Víctimas

Doña Rosalba Amparo Marín Henao y sus hijos salieron desplazados de su finca cafetera en Angelópolis, Suroeste  antioqueño, por la incursión de diferentes grupos armados. Llegaron a Urabá, donde padecieron la inclemencia de la guerra, la pobreza y el abuso sexual de una de las niñas. Esta madre de familia  fue una de las 267 víctimas de 19 municipios de Antioquia que recibieron la indemnización administrativa. Marín Henao aseguró que el dinero lo invertirá en mejorar una propiedad o comenzar un negocio productivo, que le permita tener un sustento. Pese a las dificultades económicas, doña Rosalba Amparo pasó de lavar ropa y vender empanadas a estudiar en la universidad y graduarse como Licenciada en Español, a los 56 años de edad. Actualmente, ejerce como docente. La Unidad para la Reparación a las Víctimas entregó 4 mil 136 millones de pesos a 806 sobrevivientes del conflicto armado en Antioquia en el último mes. La mayoría de las personas usan el dinero para negocios, mejoramiento de vivienda o educación para sus hijos.