Cargando contenido

Aseguran que todos sus derechos han sido vulnerados 

Desplazados en Antioquia
Las víctimas de desplazamiento forzoso aseguran que no tienen garantías de seguridad y que los actores armados aún les controlan el horario
Foto: Organización Indígena de Antioquia

En dos meses, 1.448 personas salieron desplazadas de sus viviendas por enfrentamientos entre grupos armados ilegales en Cáceres, Bajo Cauca antioqueño. 
 
Hoy, cuando la crisis humanitaria se profundiza, el miedo persiste y las familias que aún permanecen en albergues temporales aseguran haber perdido su libertad y derechos.
 
Un hombre víctima de desplazamiento, quien solicitó no revelar su nombre por cuestiones de seguridad, se desplazó de la vereda El Tigre con sus dos hijos -de 20 y 15 años de edad-, quienes desde hace dos meses no han podido retomar sus estudios con normalidad.
 
Aseguró que todos sus derechos han sido vulnerados y las autoridades no les han dado las garantías de seguridad para regresar a sus territorios.
 
“En el momento que se dio la orden de desplazamiento, era muy de mañana, no nos dejaron sacar nada de las casas. Todo el mundo salió. En el municipio hay mucha inseguridad, no se puede salir después de las 6:00 de la tarde”, dijo. 
 
Según el hombre, la convivencia en el albergue se ha complicado, toda vez que han llegado más familias desplazadas y el espacio es cada vez más reducido.

Destacó que pese a que están recibiendo las tres comidas diarias, las condiciones de salubridad no son las mejores y se podría desencadenar una emergencia sanitaria. 

“Nosotros no podemos salir casi del albergue, es muy difícil. Los actores armados en el pueblo nos controlan el horario, no hay libertad y cuando no hay libertad se pierden todos los derechos”.
 
En la zona ya hay presencia de Bienestar Familiar, pues hay al menos 200 niños en esta situación de desplazamiento y que requieren de atenciones urgentes en salud y alimentación. 
 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido