Cargando contenido

Los niveles de las quebradas La temperatura y La balsita son tan bajos que no alcanzan a surtir al acueducto de la zona.

Grifo de Agua
Pxhere (Referencia)

A punto de declarar la calamidad pública están los organismos de atención de desastres en Zaragoza en el Bajo Cauca antioqueño.

Los niveles de las quebradas La temperatura  y La balsita son tan bajos que no alcanzan a surtir al acueducto de la zona urbana de esta localidad. 

Cerca de 1.500 personas están sin agua, algunos habitantes ya presentan enfermedades gastrointestinales, situación que se agrava porque el hospital también se surte de estas dos cuencas. 

José Obed Quinto, coordinador de Gestión del Riesgo, manifestó que el centro médico está usando sus reservas de agua para atender a los pacientes.

Lea también: Por sequía hay 34 municipios con desabastecimiento de agua.

El funcionario sostuvo que “las dos cuencas que tenemos ya están secas. Estamos trabajando en un plan de acción para declarar la calamidad pública”. 

El coordinador de Gestión del Riesgo manifestó que pueden ser más los afectados por la ola de calor. “En la zona rural no tienen acueducto como tal y se surten directamente de las cuencas, por lo que suponemos que también en estas poblaciones hay personas afectadas con la sequía”. 

Esta situación se suma a la de los habitantes de Murindó, donde se completan 20 días sin suministro de agua. La comunidad está a la espera de kits de abastecimiento y dos moto bombas para atender la emergencia. 

Lea además: Declaran la calamidad pública en Murindó (Antioquia) por sequía

Entre tres y cuatro horas deben caminar los habitantes de cinco poblaciones rurales de esta localidad del Urabá antioqueño para conseguir agua, bañarse y cocinar sus alimentos, luego de tres semanas de sequía y de no recibir ningún tipo de ayuda. 

Sin embargo, el agua que están tomando no es potable, lo que ha ocasionado brotes de enfermedades como vómitos y diarreas agudas en algunas poblaciones indígenas y afrodescendientes, confirmó el personero de la localidad, Fredy Urón. 

Entre tanto, los ganaderos de la zona están preocupados, pues parte de su ganado ha muerto por la falta de agua y alimentos.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido