El menor habría asesinado y descuartizado a su jefe, Edison Morales Ramírez, para no pagarle una deuda, explicó el fiscal González Flechas. 

Desmembrados en Medellín
Foto archivo Colprensa

El pasado 5 de febrero los habitantes del barrio San Joaquín se estremecieron con el atroz crimen de un hombre de 50 años, cuyo cuerpo desmembrado fue arrojado en dos costales en una vía pública de ese sector del occidente de la capital antioqueña.

Según el director Seccional de Fiscalías de Medellín, Raúl González Flechas, en las cámaras de seguridad quedaron las imágenes del joven 16 años cuando sale tranquilo de un apartamento en dos oportunidades y abandona el cadáver en lugares diferentes. El homicida regresó y lavó los rastros de sangre.

"Se logra la captura del responsable del asesinato y desmembramiento de una persona. Es un menor de 16 años, quien ejecuta el homicidio y separa las partes del cuerpo. Una vez lo fracciona, lo mete en bolsas. Vimos en las cámaras cómo saca las bolsas y el momento en que las abandona", dijo el fiscal del caso González Flechas.

Al parecer, este caso no tiene que ver con la criminalidad organizada y el presunto responsable fue enviado con medida de internamiento a un centro especial de rehabilitación de menores infractores.

El director seccional de fiscalías confirmó que los posibles autores de tres de los seis homicidios de 'embolsados', que conmovieron a la comunidad a finales del año pasado, ya están en la cárcel. 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido