En medio de amenazas y engaños, una menor de once años de edad, habría sido víctima de abuso sexual por un patrullero de la Policía en Itagüí, Sur del Valle de Aburrá. Solo siete meses después de lo ocurrido, la madre de la menor se enteró de lo sucedido e interpuso la denuncia ante las autoridades competentes. El uniformado fue capturado, pero por decisión del Juez fue dejado en libertad.


Así lo confirmó el comandante de la Policía Metropolitana,  general José Acevedo Ossa, quien aseguró que pese a que el patrullero continúa laborando en la Institución, la investigación continúa para esclarecer este lamentable hecho.


"La madre acudió ante la Fiscalía a denunciar que un policía posiblemente estaba involucrado en una situación de acceso a una menor. Inmediatamente pusimos a disposición nuestro de equipo de Infancia y Adolescencia, se dio la captura y se presentó ante el fiscal. El patrullero fue dejado en libertad por decisión de un juez y sigue laborando en la institución", señaló el funcionario.


Según la versión de los familiares de la menor, el patrullero y  habría amenazado de muerte a la niña y le dijo que si contaba lo sucedido asesinaba a sus padres.


El general Acevedo Ossa reiteró que este hecho es inadmisible y debe recaer sobre el patrullero toda la ley. Asimismo, denunció que en contra de este uniformado hay otras tres denuncias por estos mismo hechos y podrían ser más, toda vez que el proceso de investigación continúa.


"Esto es inadmisible. En uno de los casos, hay dos menores involucradas y la investigación prosigue, así que pueden aparecer más jóvenes. Nosotros mismos estamos acompañando el proceso", puntualizó.


La familia de la menor exigió a las autoridades que se haga justicia y que recaiga toda la ley en contra del uniformado, pues no es justo que siga ejerciendo su labor como si nada hubiera pasado.