Los mil campesinos cultivadores de coca en Tarazá, Bajo Cauca antioqueño, están a la espera de una comisión del Gobierno Nacional, que permita conjurar el paro cocalero que empezó desde el pasado domingo y que ya tiene el comercio paralizado. Los labriegos exigen claridad en este proceso, toda vez que ya habían expresado su intención de sumarse al programa de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, pero de manera arbitraria comenzó la erradicación en por lo menos tres veredas de la localidad. La alcaldesa de Tarazá, Gladis Miguel Vides, confirmó que el cese de actividades será indefinido según los campesinos, pues hasta no llegar a acuerdos con el Gobierno, no se habilitará el comercio. Reiteró que hoy a las 4:00 de la tarde llegarían delegados del Gobierno a la zona, para tratar de negociar con los campesinos. El líder de derechos humanos de Tarazá, Ramiro Amaya Ortiz, aseguró que hasta que no saquen a los erradicadores y el Esmad salga del territorio, el paro no se levantará. Dijo que con tan pocos días de cese de actividades, ya la población está afectada sobre todo las familias que mercan el “diario”.    Los campesinos que participan en las jornadas de manifestaciones se encuentran en las instalaciones del coliseo local, desde ahí, salen a marchar a las calles del municipio. Durante el día de hoy realizarán diferentes protestas, con el propósito de que sean más quienes se sumen al paro cocalero.