Cargando contenido

Niños, jóvenes y adultos se han desplazado hacia la zona urbana de Cáceres, por presencia de grupos armados. Foto: Cortesía OIA.



Una plan microterritorial con oficiales élite de la fuerza pública anunció el Ministro del Interior, Guillermo Rivera, para frenar el desplazamiento forzado que en menos de una semana ha dejado 1.000 víctimas en los departamentos de Antioquia, Nariño, Córdoba y Boyacá, sumado al reciente desplazamiento en la frontera con Ecuador.

El Ministro del Interior explicó que se destinará un oficial de la fuerza pública vereda por vereda en las zonas afectadas, quienes deberán rendir informes y mostrar resultados. Condenó que en el caso de Cáceres, Antioquia, ya sean casi 400 personas desplazadas por los enfrentamientos entre ELN y el Clan del Golfo.

"Estamos trabajando en el terreno junto con los gobernadores y los alcaldes para atender estos desplazamientos, tanto como el que ocurrió en Cáceres como el de las últimas horas en el sur del país en la frontera con Ecuador. Aspiramos a lograr resultados muy contundentes frente a las organizaciones criminales que están generando este tipo de desplazamientos, ya está en marcha el Plan Orus que tiene una responsabilidad microterritorial".

A través del Departamento para la Prosperidad Social se coordina la reacción temprana de los desplazamientos forzados, al paso que el Ministerio del Interior aseguró que es una prioridad desarticular las organizaciones criminales que desplazaron más de mil personas en los últimos días.

Las casi 400 personas desplazadas en Cáceres, Bajo Cauca, están siendo atendidas en la Casa del Indígena, donde acceden a comida y salud mientras el Ejército y la Policía retoman el control del territorio. Allí, la guerrilla y las bandas criminales estarían enfrentadas por los cultivos ilícitos y las rutas del narcotráfico.