Cargando contenido

La organización agrupa a las familias afectadas por la construcción de Hidroituango.

Protesta de damnificados por Hidroituango
Protesta de damnificados por Hidroituango
LA FM

Con el homicidio de dos de sus integrantes y las 27 amenazas que recibieron durante todo el año, el movimiento Ríos Vivos manifestó que este 2018 ha sido muy complejo para esa organización de la que hacen parte mil 200 familias afectadas por la construcción de la represa de Hidroituango.

Según Isabel Cristina Zuleta, vocera de la ONG, durante este año han recibido por lo menos dos intimidaciones mensuales que ponen en peligro la vida de los habitantes de los municipios de influencia de la megaobra.

Indicó que “hemos tenido intimidaciones todos los meses del año. Amenazan con atentar contra la vida de algunos de nosotros o con no permitirnos seguir trabajando”. 

Lea también: Asesinan a integrante del Movimiento Social Ríos Vivos en Valdivia, Antioquia

Aseguró que a raíz del represamiento de la hidroeléctrica y la contingencia que se vivió desde mayo en el norte de Antioquia, 306 familias de Ríos Vivos debieron abandonar su territorio y con ello, su medio de sustento.

“Son personas que de un momento a otro fueron desplazados sin ninguna información sobre su retorno y que también dejaron atrás sus cultivos o ya no pueden pescar por el daño ambiental”, añadió.

A raíz de los constantes pronunciamientos en medios de comunicación en los que desmiente las alertas emitidas por Ríos Vivos, este movimiento denunció penalmente al gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, por injuria y calumnia.

La acción legal fue instaurada ante la Corte Suprema de Justicia y busca que el mandatario departamental se retracte de las afirmaciones de deslegitiman el trabajo en defensa de los derechos de la población afectada por el proyecto Hidroituango.

Isabel Zuleta insistió en que el abuso del poder por parte de Pérez Gutiérrez alienta las agresiones contra la ONG.
 
Este año, y a propósito de la contingencia, los habitantes de localidades como Ituango, Valdivia y Cáceres denunciaron que la construcción de la megaobra perturbó su tranquilidad y acabó con sus modos de sustento.
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido