Presuntos integrantes de una banda criminal que celebraban la llegada del Año Nuevo en Medellín, realizaron  tiros al aire durante varios minutos en el barrio Manrique, en el nororiente de la capital antioqueña. Una de las balas disparadas por los delincuentes terminó incrustrada en el tobillo de una menor de 6 años de edad, quien permanece en delicado estado de salud en un centro asistencial. Tras el lamentable hecho, los familiares creían que a la niña la había picado un mosquito o cualquier insecto, pues la menor manifestada deseos de rascarse fuertemente en una de sus piernas. Tras quitarle los zapatos y las medias, encontraron que la niña tenía una bala incrustrada cerca al hueso de su tobillo, así lo explicó el coronel Juan Carlos Restrepo, comandante operativo de la Policía Metropolitana. "Una niña que estaba en su patio le manifestó a la familia que la había picado algo, la niña comienza a tener una herida abierta y una hemorragia. Los padres manifiestan que cuando la llevan a un centro médico, con ayuda de los rayos X, encuentran una bala incrustada en una de sus extremidades inferiores", precisó. Aunque la menor está fuera de peligro, podría quedar con secuelas para caminar. Por eso, las autoridades lamentaron que los ciudadanos sigan con la repudiable práctica de realizar disparos al aire para celebrar fechas especiales, en este caso, para festejar las primeras horas del año 2018. En el barrio Manrique se adelantan varios operativos para tratar de capturar a los responsables de disparar al aire, quienes podrían ser procesados por los delitos de porte y tráfico ilegal de armas de fuego y tentativa de homicidio agravado con menor de edad.