En abril del año pasado, la corte constitucional le dio 6 meses al Estado colombiano para descontaminar al Río Atrato, declarado como sujeto de derechos. Desde ese momento, las corporaciones autónomas regionales comenzaron un trabajo conjunto con el Ministerio de Ambiente para erradicar el mercurio, producto de la explotación minera en uno de los afluentes hídricos más importante del país. Pero  pasados 9 meses, las corporaciones aseguran que los recursos ya no alcanzan.


Harry Escobar, coordinador del proyecto de Recursos Hídricos de Codecochó, aseguró que durante los estudios posteriores al fallo, se encontraron otras sustancias, distintas al mercurio, que también contaminan la cuenca del río  con una extensión de 750 kilómetros, y que  atraviesa más del 60 % del departamento. Dice que ha sido complejo acceder a los recursos para rescatar , en tan poco tiempo, un río que durante años ha sido víctima de la minería.



En dos operaciones que hicieron las autoridades ambientales luego del Fallo del Alto tribunal, se destruyeron 25 dragas que estaban matando al río más caudaloso del país. Recordemos que  la tutela interpuesta en 2015 para lograr la descontaminación del Río Atrato, mostró, entre sus pruebas la muerte de 34 niños Embera - Katío por consumo de agua contaminada.