En los últimos seis días,  22 personas fueron asesinadas en Medellín: el sábado, hubo 6 casos; el domingo, 4; el lunes, 3; el martes, 1; el miércoles, 2 y el jueves, 6, en la semana más violenta de la ciudad en este año.


En el barrio Santa Cruz,  Walter Octavio, de 44 años, iba en su motocicleta, cuando fue abordado por unos hombres, que le propinaron dos disparos en la espalda. Por sus propios medios,  llegó a la Unidad Intermedia del barrio para ser atendido.


Sin embargo, los agresores lo siguieron y en uno de los pasillos de Enfermería, le dispararon tres veces en la cabeza. En el hecho resultó herido  un hombre de 63 años, que estaba en el hospital. Al parecer, la víctima se dedicaba  al hurto y al fleteo y pertenecería al grupo  delincuencial “Altos de Aranjuez”.


En los alrededores del Parque Lleras, en el barrio El Poblado, el ciudadano danés, Tomas Willemoes, de 41 años, fue atacado con arma de fuego por un hombre que huyó en una moto. Según las primeras investigaciones, el extranjero estaba solo y, al parecer, esperaba a alguien. Esta semana también fue asesinado un israelí en el barrio Simón Bolívar.


En el barrio Aures, el comerciante Piter Alonso Macías Ibarra, de 38 años, recibió cuatro impactos  con arma de fuego, cuando estaba ingresando a su vivienda. Este hombre tenía anotaciones por el delito de violencia intrafamiliar en 2010 y llegó al barrio luego de ser víctima de otro atentado, en Aranjuez, hace 8 años.


En el corregimiento San Cristóbal, las autoridades encontraron el cuerpo de un hombre, entre los 30 y 35 años, en una finca en la vereda El Carmelo, donde funciona un convento. El hombre tenía múltiples heridas con arma blanca. La hermana superiora del lugar aseguró que no conocía al hombre.


A la Clínica Las Américas , ingresó Edinson Cano, de 21 años, con cuatro heridas de arma de fuego, al parecer, ocasionadas en un ataque de un habitante de calle.  La víctima tenía dos anotaciones por el delito de violencia intrafamiliar en  2014 y como menor de edad, fue aprehendido por lesiones personales contra una mujer .


Además, alias "La Chinga", como era conocido en el sector,  agredía física y psicológicamente a su familia, cuando consumía licor. Según las primeras investigaciones, había sido amenazado por el  grupo delincuencial “Los del Hueco”,


Finalmente, en el corregimiento de Altavista,  el ayudante de construcción, Robinson Darío Montoya, fue atacado con arma de fuego, cuando se bajaba de un vehículo de servicio público. Este hombre tenía dos anotaciones por el delito de fabricación, tráfico y porte de armas o municiones del año 2013.


Durante esta jornada violenta, ascendió a 228 las personas asesinadas este año en Medellín, 24 casos más que el mismo periodo de 2015, lo que representa un incremento del 11 por ciento, según la Secretaría de Seguridad y Convivencia.