Como una iniciativa “esperanzadora”, calificó el Nuncio Apostólico, Monseñor Ettore Balestero, la propuesta de la Corporación Nuevos y Mejores Caminos de Medellín, de revivir la Ley del Jubileo, que brinda una reducción de penas a los internos, por la visita del Papa Francisco al país. Monseñor Ettore Balestero, embajador de la Santa Sede en Colombia, aseguró que aunque la viabilidad de la iniciativa no depende de la Iglesia Católica, anticipó que sería del agrado del Sumo Pontífice, que los presos tengan una segunda oportunidad para remediar sus pecados. El Nuncio Apostólico, en diálogo con RCN Radio, explicó que Medellín fue escogida como una de las cuatro ciudades que visitará el Papa Francisco, porque tiene facilidades de hospedaje, los colombianos pueden llegar de otras partes del país y vive una gran cantidad de católicos. La Corporación Nuevos y Mejores Caminos señaló que  los reclusos y sus familias confían en una posible reducción de las condenas y recordó que gracias a la visita de dos Jerarcas a Colombia, se lograron rebajas de la quinta y sexta parte de las penas.