Por el aumento de la violencia en el corregimiento Altavista, suroccidente de Medellín, funcionarios de las Naciones Unidas recorrieron la zona donde tres bandas delincuenciales arreciaron los combates en los últimos tres meses, provocando el desplazamiento forzado de 96 familias este año. Luego del recorrido, se confirmó que la ONU acompañará a la alcaldía en las intervenciones que pretenden devolver la tranquilidad a los habitantes, pues en la última semana se registraron 4 balaceras y una explosión, así lo explicó Julio Rengifo, líder de la mesa de derechos humanos. Los grupos armados Mano de Dios, Los Chivos y Los Pájaros son las bandas que aumentaron los combates desde julio de este año. La violencia ha cobrado la vida de 16 personas hasta el momento, por lo que la zona se mantiene militarizada con el Batallón Especial de Operaciones Urbanas. El corregimiento Altavista es el mismo sector donde este año se descubrió un plan para asesinar al alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez. Pese a las intervenciones, en el sector persisten las balaceras y las explosiones, al parecer, para dominar las rutas del narcotráfico que dan salida al Urabá antioqueño.