La Procuraduría General de la Nación ordenó la destitución de tres militares, por la ejecución extrajudicial de un menor de edad en el municipio de Apartadó, Urabá antioqueño. Los hechos ocurrieron en septiembre de 2005.

El Ministerio Público calificó como gravísima, la conducta del teniente Carlos Arturo Moncada Velásquez y los soldados profesionales, Ferney Palacios Palacios y Daniel Felipe Osorio Pulgarín.

Por el homicidio del joven de 17 años, reportado por el mando castrense como supuesto guerrillero de las FARC, el ex oficial y los subalternos recibieron condenas de 36 años de prisión, confirmada por la justicia de Antioquia