Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Pacientes del hospital de Quibdó consumen agua contaminada con mercurio y heces fecales

Pacientes del hospital San Francisco de Asís de Quibdó consumen agua contaminada con mercurio y heces fecales, según un estudio de la Contraloría. La comunidad debe comprar agua en bolsas y botellas

De acá toman el agua en Quibdó/Foto Contraloría




Desde el aire, cuando un avión se aproxima al aeropuerto El Caraño de Quibdó, se puede observar con claridad la magnitud del desastre ecológico en el río Atrato, causado por la extracción ilegal de oro y cobre, una actividad que ya habría generado enfermedades en al menos 590 personas, según la reciente sentencia de la Corte Constitucional.

En las alturas, se observa que el río Atrato está ubicado a no mas de tres metros de las viviendas y otras estructuras, entre ellas el hospital departamental San Francisco de Asís de Quibdó. Allí, según un informe de la Contraloría General, los pacientes están consumiendo agua contaminada con materia fecal, cianuro y mercurio.

[imagewp:346874] De acá toman el agua en Quibdó/Foto Contraloría

La situación no fue negada por Wilman Yurgaky, gerente del hospital desde hace nueve meses. El funcionario confirmó que el agua que utilizan en el hospital es extraída del río Atrato por una motobomba, posteriormente es llevada a una planta de tratamiento que no tiene la tecnología para separar el mercurio que contiene el liquido, por culpa de la minería criminal.



Para establecer la cantidad exacta de mercurio presente en el agua utilizada en el principal hospital de Chocó, la gerencia contrató un estudio físico-químico-bacteriológico, cuyos resultados se espera sean conocidos en 15 días. Lo que arroje esa investigación será comparado con otro estudio que adelantará Codechocó, autoridad ambiental en la región.



El hospital San Francisco de Asís tiene 40 años de historia, mismos años que tiene la red hidráulica por donde sale el agua que usa la comunidad hospitalaria. El centro asistencia tiene 144 camas, de las cuales 20 están fuera de servicio por el mal estado de la infraestructura.