Cargando contenido

Foto: Cortesía.



Las calles del municipio de Cértegui en Chocó amanecieron inundadas de panfletos firmados por el bloque Jairo de Jesús Durango de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, en los que incitan a los pobladores a no dar información a las fuerzas militares sobre la ubicación y planes de los integrantes de este grupo armado ilegal.

En los mensajes intimidantes, el grupo subversivo asegura que se equivocan los informantes cuando piensan en que vale la pena la recompensa, pues la tranquilidad de sus familiares no tiene precio. Lina Moreno, alcaldesa de Cértegui sostuvo que el ambiente está tenso y las personas tienen mucho temor por la fuerte presencia del Clan del Golfo en el territorio.

Con 10 mil habitantes, en la estación de Policía de Cértegui sólo hay 10 uniformados. La alcaldesa asegura que pese a los constantes llamados que ha hecho al gobierno para refuerce la seguridad, no hay apoyo de las fuerzas militares salvo contadas oportunidades en las que el ejército hace rondas.

Aunque no lo ha hecho oficial, con el reciente hostigamiento a la estación de Policía en Belén de Bajirá, el Clan del Golfo habría levantado el cese el fuego unilateral que inició el 13 de diciembre del año pasado. Esta estructura tiene por lo menos 3 mil 500 integrantes en los departamentos de Antioquia, Córdoba y Chocó. En este último estaría concentrado el 30% de los subversivos  del grupo comandando por Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel.