Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Por lo menos 300 conductores de buses rechazaron racha violenta en Medellín.
El homicidio de Jhon Jairo Sánchez Gómez, ocurrió en la carrera 82 con calle 49DD cuando el bus de la ruta 31 fue abordado por un sujeto que entró hasta el vehículo y le disparó.
RCN Radio.

Con la circulación de los buses de las rutas 310 y 311 de Calasanz en la tarde de este martes, se restablece lentamente el servicio público entre los transportadores que se declararon en paro por los recientes hechos violentos en su contra. Se espera que  a lo largo del día, las seis rutas restantes retomen labores.

Tras una reunión entre las principales autoridades de movilidad y seguridad, con directivos de las empresas transportadoras, se prometió la implementación de medidas que van desde acompañamiento policial, puestos de control en los trayectos y seguimientos a las rutas.

El secretario de Movilidad de Medellín, Humberto Iglesias Gómez, dijo que, por ahora, no hay riesgo de que otras empresas entren en cese de actividades.

"Vamos a acompañar a los conductores. La Policía les contó al detalle cuáles son los operativos que se tienen y la protección que se les va a brindar, lo que va generando confianza para que regresen a trabajar", señaló el funcionario.

Cerca de 90 mil pasajeros se vieron afectados por el cese de actividades en las comunas 12 La América y 13 San Javier. El Metrocable (que presentó un aumento de casi mil usuarios en relación con el martes pasado) y los taxis, fueron los medios alternativos  para esta población. 

"Particulares y taxis han transportado a la gente. Cuando me dicen que es muy caro, yo les respondo que un bus lleva 40 pasajeros y un taxi, solo cuatro", dijo un conductor.

En menos de dos meses, los conductores de la empresa Coonatra han recibido tres ataques, la quema de dos buses y el asesinato de uno de los conductores.

Esto, sin contar las extorsiones de los combos de la zona. El gerente de la empresa Coonatra, Orlando Pérez Guerra, dijo que esta es la primera vez que se presenta una situación similar y espera que sea la última.

"Coonatra, en sus 54 años, no paga ni pagará extorsiones. Con los conductores, es muy difícil controlar eso, porque están en la calle y van a partes altas. A veces salen personas a cobrarles dinero"

Durante la reunión, los conductores manifestaron que aún sienten temor por las acciones criminales de los últimos días y las amenazas que han recibido. Sin embargo, las autoridades insisten en que es hora de regresar y que lo harán con todas las garantías de seguridad.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.