Las Comunas Popular, Aranjuez  y Doce de Octubre de Medellín son las más afectadas por la desaparición, práctica utilizada por los combos delincuenciales. El año anterior, la Personería perdió el rastro de 132 personas.

El representante del Ministerio Público, Guillermo Durán, aseguró que este año, los familiares han reportado la desaparición de 22 personas y dijo que una de las mayores dificultades es el temor por denunciar ante la autoridades.

"En Medellín, para este año, tenemos 22 declaraciones por desaparición, pero no podemos decir que todos los casos sean forzados. Las personas son muy temerosas, dicen que no saben qué pasó, que el desaparecido se fue a comprar algo a la tienda y no volvió", dijo Guillermo Durán.

La Fiscalía será la encargada de determinar si las personas de quienes se desconoce su paradero, fueron víctimas de desaparición forzada. Además, la Personería advirtió que en algunos casos, estas personas aparecen, pero nunca lo reportan a las autoridades.

Asociación Madres de la Candelaria 

882 mujeres víctimas del conflicto armado  hacen parte de Madres de la Candelaria, una asociación que desde hace 17 años busca a personas desaparecidas. La mayoría son víctimas de las Farc y de los grupos Paramilitares.

Teresita Gaviria, quien fundó la asociación tras la desaparición de su hijo en 1998, aseguró hay 176 desaparecidos y  solo han encontrado una persona con vida, quien tuvo que salir del país junto a su familia, por amenazas de muerte.

"Solo tuvimos una familia, hace muchos años, y la tuvimos que sacar del país por la estaban buscando para matarla. Tenemos desaparecidos en los 125 municipios en Antioquia y en todas las comunas de Medellín, como la 13", dijo la líder.

La directora de la fundación, quien viajó a Cuba en una delegación de víctimas, explicó que conmemorarán el Día de las Víctimas de Desaparición Forzada con la presentación de la cartilla “Archivo Vivo: Memorias de Madres”.

Gracias a la gestión de Madres de la Candelaria y en el marco de los Acuerdos de Paz, las Farc entregaron los restos de dos personas que secuestraron hace una década en Antioquia.