Las extorsiones a los transportadores de Castilla, noroccidente de Medellín, no han cesado, así lo aseguró uno de los conductores, quien por su seguridad solicitó omitir su identidad y llamaremos Gustavo.

De acuerdo con el transportador, mujeres y hasta niños son usados por los delincuentes para recordarles que deben pagar la vacuna, la cual, aseguró, no están dispuestos a cancelar.

Agregó que debido a la presencia de policías en el sector, los extorsionistas están resguardados, por eso no los están intimidando directamente.

Según Gustavo*, si bien el servicio de transporte se está prestando con normalidad, pese a la renuncia de tres compañeros, desde que se ubican detrás del volante sienten miedo por los extorsionistas.

Lo que más les preocupa es pensar en lo que  pasará cuando los policías se marchen, porque no quieren volver a pagar vacunas.

Recordemos, que el pasado fin de semana los transportadores de las rutas 261, 261A y 275 denunciaron ser extorsionados y realizaron un receso de actividades luego de que un compañero fuera atacado.

Tras  estos hechos, la Policía Metropolitana incrementó los patrullajes en la zona y acompaña a los conductores con policías de civil en los buses.