Cargando contenido

Los dos mojones instalados por el Igac tienen un costo de 2 millones de pesos cada uno. 

Belén de Bajirá
Belén de Bajirá.
Colprensa

La Gobernación de Chocó calificó como una falta disciplinaria gravísima que aumenta la tensión entre los dos departamentos la destrucción de dos mojones que el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac), instalados entre la vía Panamericana y el sector Blanquicet, para cumplir el proceso de deslinde del territorio.

El delegado de Chocó en el conflicto limítrofe, Fredy Lloreda, le pidió a la Procuraduría que investigue a los funcionarios de la Alcaldía de Turbo y de la Policía que derribaron las pilastras de concreto de 60x60 centímetros, que cuestan 2 millones de pesos cada una.

“Lo que le están es dando trabajo a la Procuraduría General de la Nación, que en su papel disciplinario debe entrar de oficio a investigar la conducta del alcalde de Turbo, quien cometió una falta grave. No se entiende como un funcionario de ese nivel haya ordenado destruir esos mojones”, afirmó.

(Derriban dos de los mojones instalados para delimitar a Belén de Bajirá)

El dirigente del movimiento Pro Bajirá de Chocó, Henry Chaverra, aseguró que los mojones no serían reconstruidos porque en el lugar quedaron las evidencias de la delimitación de los dos departamentos. Para hoy, se tiene planeado instalar la novena pilastra.

“Eso es como un acto de desafío, por lo tanto creo que hay que dejarlo así, no hay necesidad de reconstruirlos, sino de recordar la historia de Colombia. Ahí quedó la base de los mojones que está un poco enterrada, el terreno quedó totalmente árido, tranquilamente se puede evidenciar que esos son los límites con el departamento de Chocó”.

La Alcaldía de Turbo se amparó en la Ley 1801 de 2016 que le otorga las facultades para proteger el espacio público, así que ordenó quitar los mojones al considerar que fueron instalados “sin permiso” y que “perturban la movilidad al obstruir las vías públicas”.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido