El accionar violento del Clan del Golfo contra la Policía, continúa cobrando la vida de uniformados en el país. El caso más reciente en Antioquia ocurrió en Segovia, Nordeste del departamento, donde un policía fue asesinado por hombres que se movilizaban en una motocicleta. Según el comandante de la Policía Urabá, coronel Luis Eduardo Soler, esta ofensiva contra la Fuerza Pública se daría como retaliación por la muerte de Uldar Cardona Rueda, alias Pablito, uno de los cabecillas de la banda criminal y tres de sus escoltas, en un enfrentamiento con grupos especiales de la Operación Agamenón, hace varias semanas. El coronel Wilson Pardo, comandante de la Policía Antioquia, dijo que estos ataques contra la Fuerza Pública no representan una amenaza para la institución, antes los motiva a seguir debilitando este grupo criminal. Alias Ramiro Bigotes, miembro del esquema de seguridad de alias Otoniel, el hombre más buscado del país, fue abatido por la Policía el pasado 15 de marzo en San Pedro de Urabá. El tercer cabecilla que murió este año es alias Cobra Dos, quien fue dado de baja el 7 de febrero en Córdoba. En Antioquia, el Plan Pistola deja hasta ahora tres policías asesinados y catorce más heridos. Las autoridades anunciaron una recompensa de 20 millones de pesos por información que permita capturar a los responsables. El subintendente Wilver Muñoz Rodas de 35 años de edad asesinado era oriundo de Sonsón, oriente de Antioquia, y llevaba 15 años y 5 meses laborando en la institución.