Foto: Suministrada por la Policía Antioquia

La ola de violencia que el Clan del Golfo ordenó contra la Policía en al menos 10 departamentos del país nuevamente cobró la vida de un uniformado. La más reciente víctima es el subintendente Wilver Muñoz Rodas de 35 años de edad, quien era padre de una niña de 12 años y de un niño de cinco años de edad. El coronel Wilson Pardo, comandante de la Policía Antioquia, confirmó que el policía fue abordado por dos motociclistas en Segovia, nordeste del departamento. Los criminales, armados con fusiles, dispararon contra el uniformado, quien pese a ser trasladado desde el hospital local hacia Medellín, no soportó el impacto de una bala que traspasó su cadera. "Fue atacado por delincuentes que iban en motocicleta, dispararon contra una patrulla conformada por cuatro policías, donde lamentablemente falleció nuestra subintendente. Acompañamos a toda su familia en este dolor y nos unimos al esfuerzo para dar con la captura de los responsables". Las autoridades anunciaron una recompensa de 20 millones de pesos por información que permita capturar a los responsables, sin embargo, todo indica que fue un ataque del Clan del Golfo para vengar las recientes capturas, por lo que ese grupo ilegal estaría ofreciendo dos millones de pesos por cada uniformado muerto. El subintendente asesinado era oriundo de Sonsón, oriente de Antioquia, y llevaba 15 años y 5 meses laborando en la institución. El gobernador Luis Pérez aseguró que el departamento afronta una época similar a la de Pablo Escobar, ya que en menos de dos semanas se han registrado 17 ataques que dejan tres policías asesinados en Urabá y Nordeste.