Siete comunidades del Alto Baudó en Chocó, están en situación de confinamiento y desplazamiento por temor a posibles enfrentamientos entre el Clan Úsuga y el ELN, confirmó la Defensoría del Pueblo.

Jorge Calero, director del Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría, denunció que son 900 las personas que se encuentran en esa condición y aclaró que esa situación ya había sido advertida desde agosto del año pasado a través de una nota de seguimiento a un informe de riesgo, que se mantiene vigente para los municipios de Alto, Medio y Bajo Baudó.

De acuerdo con la Defensoría del Pueblo, los habitantes de las comunidades de Amparradó, Peña Azul, Boca de León, Cocalito, Batatal, Puerto Misael y Las Delicias, además, siente temor por los anuncios de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, de expandir la presencia armadas en esas zonas.

El secretario de Gobierno de Chocó, Alexander Mosquera, anunció que se realizará un consejo de seguridad para analizar la situación y buscar prontas soluciones.