En un cruce de declaraciones se convirtió el balance del cuarto día del paro de mineros ancestrales en Segovia y Remedios. Mientras la gobernación de Antioquia niega la existencia del paro, los alcaldes y los labriegos aseguran que el comercio y las labores en las minas están paralizados, sumado al temor de las flotas de buses para enviar vehículos a la región. Pese a eso, la secretaria de Gobierno de Antioquia, Victoria Eugenia Ramírez, aseguró que "el paro minero no existe" y que los labriegos ya reactivaron sus labores. Agregó que las jornadas educativas están normalizadas, al igual que el servicio de transporte público. "Hoy el municipio está tranquilo, no hay paro minero, no hay paro de actividades, no hay vías cerradas. Sí hay una alerta en la comunidad que les da temor, pero se les da la voz de confianza, hoy se reporta normalidad, los niños fueron a estudiar, los establecimientos están abiertos". Contrario a las declaraciones de la secretaria de gobierno, el comandante de la región 6 de la Policía, general Carlos Rodríguez, explicó que una parte del comercio sí está suspendido para apoyar a los mineros. Explicó además que la zona ya recibió un refuerzo de 240 uniformados de prevención. Pese a las declaraciones de la funcionaria departamental que negó la existencia del Paro, al mismo estilo del presidente Santos con el paro campesino, los labriegos aseguraron que continúan en pie de lucha con el pliego de peticiones, en donde exigen más proyectos de formalización y la suspensión de los operativos contra su labor.