Cargando contenido

Foto referencial de Ingimage



Entre aplausos y rechazos, el Concejo de Medellín aprobó en segundo debate un proyecto de acuerdo que ordena la entrega de almuerzos vegetarianos en los 400 colegios públicos de la ciudad, con el objetivo de crear conciencia sobre el cambio climático, el maltrato animal y las políticas de consumo sostenible.

El proyecto, que pasó a sanción del alcalde Federico Gutiérrez, generó preocupación entre ganaderos, docentes y padres de familia, pues algunos sectores critican que a los estudiantes se les comience a imponer el veganismo, movimiento de cero consumo de carne animal.

El concejal de Medellín, Álvaro Munera, ponente del proyecto, explicó que los estudiantes de colegios públicos recibirán un alimento a la semana basado en proteína vegetal, sin comidas provenientes de animales. Aseguró que la idea no es imponer el vegetarianismo, sino mitigar los impactos negativos en el medio ambiente.

Sin embargo, el Corporado argumentó que la industria ganadera “es el peor cáncer” en la industria nacional, debido a la emisión de gases invernaderos, la deforestación y el daño en los afluentes para alimentar el ganado.

Por su parte, el gerente de la central ganadera de Medellín, Jorge Escobar Calle, aseguró que un acuerdo en el Concejo no es la vía ideal para imponer los almuerzos vegetarianos. Aseguró que la industria ha sido respetuosa con los animales y el medio ambiente.

El lider ganadero agregó que cada año hay un consumo per capita de 35 kilogramos de pollo por persona, 18 kilos de res y 9 kilos de cerdo.

Mientras tanto, a partir del próximo periodo escolar se entregarán los almuerzos vegetarianos en todos los centros educativos públicos de Medellín, aunque los concejales buscarán que los colegios privados también se unan a la iniciativa.