La denuncia fue hecha por el cabildante Rubiel Montes.

Saqueos en Apartadó
Con videos y fotografías, la administración mostró el momento en que la Alcaldía de Apartadó era saqueada
Cortesía Alcaldía de Apartadó

En un informe entregado al Concejo de Apartadó, la administración detalló las pérdidas que dejaron los desmanes por el cobro de peajes y que ascenderían a los mil 400  millones de pesos. Lo que más llamó la atención de los concejales fue el robo de 2 mil 500 bultos de cemento, por 55 millones de pesos y de once cascos por 19 millones, es decir, cada uno valió un millón 700 mil.

El concejal de Apartadó por el Movimiento Alternativo Indígena y Social (Mais), Rubiel Montes, señaló que es ilógico que a pie y en moto, la gente se hubiera podido llevar esta gran cantidad de material para la construcción.

“Tendrían que tener diez camiones y cada uno hacer un viaje, para sacar 2 mil 500 bultos. Lo que dice la Alcaldía, es que se lo llevaron al hombro y en moto, pero es muy difícil sacar ese cemento en media hora que duraron los disturbios”, aseveró Rubiel Montes.

El concejal por el Partido Verde, Duván Mozo, aseguró que la administración no tiene un espacio para almacenar tanto cemento. Además, pidió claridad sobre las especificaciones de los cascos que costaron casi 20 millones de pesos.

“Hemos preguntado a administradores de ferretería y dicen que ni en la más grande de Urabá hay un lugar para almacenar 2 mil 500 bultos. Hablan de unos cascos por un valor que genera mucha duda”, cuestionó el concejal.

El secretario de Infraestructura de Apartadó, Geovanny Correa, explicó que los saqueos ocurrieron durante varias horas, tiempo suficiente para que al menos 300 personas hicieran varios viajes en motos y triciclos con la mercancía.

Cerca de 300 o 400 personas  se encontraban haciendo los disturbios. Nos encontramos que gente hacía seis o siete viajes, cargando dos bultos de cemento en cada uno. Vimos triciclos llevando diez sacos”, explicó el funcionario.

El alcalde de Apartadó, Eliécer Arteaga, aclaró que los cascos, por un valor de un millón 700 mil pesos, fueron comprados en la anterior administración para dotar a los funcionarios de la Secretaría de Movilidad de la localidad.

“Esos cascos están valorados en un millón 700 mil pesos. Yo quiero aclarar que los cascos fueron comprados en la anterior administración, así que no puedo decir si son muy caros o baratos. Se utilizan para los agentes de tránsito”, dijo el mandatario.

Algunos bultos de cementos fueron utilizados por los bomberos para sofocar las llamas y otros, quedaron inservibles. El material iba a ser utilizado para continuar la pavimentación de la vereda San Martín.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido