Los desmanes ocurridos la semana pasada en el Urabá antioqueño tienen en alerta a la Fuerza Pública para evitar que los plantones de esta noche en los parques municipales de Turbo, Apartadó, Carepa y Chigorodó se conviertan en una protesta violenta.

Con estas manifestaciones pacíficas con velas y camisas blancas, que fueron convocados desde las 7 de la noche, los habitantes de esa región pretenden rechazar la propuesta de unificar los cobros de los peajes en uno solo que fue hecha por el gobernador Luis Pérez y sus declaraciones de que son pandilleros.

El coronel Luis Eduardo Soler, comandante de la Policía de Urabá, indicó que, a pesar de que tienen informaciones de que se podrían cancelar estas protestas, tienen un dispositivo desplegado para garantizar la seguridad y el orden público.

El oficial también aseguró que vienen capturas adicionales a las 34 realizadas inicialmente por los desmanes ocurridos en el Urabá antioqueño, donde quemaron dos peajes, saquearon tres alcaldías y dos personas murieron.

Sin embargo, aclaró que algunos detenidos han sido dejados en libertad pero continúan vinculados a las investigaciones.