Cortesía.

Cuando iba a tomar el bus que lo llevaría a su lugar de trabajo, el intendente de la Policía, Jhon Jairo Pico Vellojín, recibió varios disparos por la espalda en la terminal de transporte de Chigorodó, Urabá antioqueño. El crimen ocurrió cuando el uniformado estaba en compañía de su esposa, quien resultó ilesa. A esta hora, se adelanta un consejo de seguridad con la Policía, el Ejército y las autoridades locales, para analizar la situación de orden público en Urabá, donde hace una semana, desmanes ocasionaron la muerte de dos personas y heridas a nueve policías. Las primeras hipótesis apuntan a que miembros del Clan del Golfo, serían los responsables del asesinato del policía, de 42 años. El intendente, casado, padre de cuatro hijos, era oriundo de Montería, Córdoba. En su hoja tenía 40 felicitaciones. Según el comandante de la Región 6 de Policía, general Carlos Ernesto, el uniformado fue atacado cuando se encontraba con su esposa, funcionaria de la Terminal de Transportes. Pico Vellojín culminó sus estudios secundarios en el colegio Luis López de Mesa de Bahía Solano (Chocó), es egresado de la Escuela de Carabineros Rafael Núñez de Corozal (Sucre), en el año 2001 adelantó curso de ascenso para el grado de subintendente y en el año 2011 ascendió a Intendente. Entre los cargos desempeñados en la Policía Nacional se destaca como responsable de planeación, responsable de plan de compras y convenios, fue comandante de la Subestación de Policía de Pueblo Bello, laboró en la Estación de Policía Chigorodó y actualmente ocupaba el cargo de gestor de Departamentos y Municipios Seguros.