La Policía iniciará una investigación disciplinaria a los uniformados de la estación Candelaria, luego de que internos recluidos en el lugar mataran a golpes a un joven porque no pagó una extorsión. El comandante de la Policía Metropolitana, general Oscar Gómez Heredia, explicó que hay tres personas presuntas responsables de matar a golpes a Sebastián Montoya, de 22 años, quien había sido capturado y  remitido a esta estación policial, por el delito de porte ilegal de armas de fuego. La primera hipótesis del crimen fue que el joven se negó a pagar la llamada “vacuna” impuesta por los  demás reclusos, precisó el oficial Este no es el único hecho que se presenta en los calabozos de esta estación, pues el pasado 17 de abril se presentó una riña entre varios internos, que dejó una persona herida. Estos casos se suman al homicidio en esta misma estación de Policía del vendedor ambulante Henry Betancur Jaramillo, quien falleció en extrañas circunstancias en febrero del 2013. En su momento, la Policía también dijo realizar una investigación disciplinaria contra los policiales  encargados de vigilar a los internos. En la actualidad, este reclusorio provisional cuenta con 230 personas, uno de los sitios con más hacinamiento que hay en el Valle de Aburrá.