Cargando contenido

Según la Gobernación, esa región se convirtió en un “infierno urbano y rural”.

Panorámica de Tarazá, Bajo Cauca.
Panorámica de Tarazá, Bajo Cauca.
RCN Radio.

El comandante de la estación de Policía de Caucasia fue destituido al comprobarse que estaba cobrando extorsiones a la comunidad.

Mientras tanto, en el vecino municipio de El Bagre también fueron relevados del cargo todos los miembros de la Fuerza Pública, porque recibían dineros de los traficantes de estupefacientes en esa población del Bajo Cauca, una de las subregiones más violentas del departamento.

La denuncia la hizo el propio gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, quien manifestó que es reprochable la conducta de los uniformados que están encargados de velar por la protección y seguridad de la población civil.

Aseguró que "con estos hechos, los habitantes pierden la confianza en las instituciones a tal punto que temen denunciar ante las autoridades".

Le puede interesar: Unos 25 mil casos de trabajo infantil han sido denunciados en Antioquia

Pérez Gutiérrez manifestó que el relevo la Policía demuestra que se está trabajando para recuperar el orden público en la región del Bajo Cauca que “se ha convertido en un infierno urbano y rural por la violencia”.

Este año han sido desplazadas hacia Medellín 2.500 personas mientras que continúan los homicidios y las amenazas a líderes sociales.

Por el cobro de extorsiones a los habitantes del Bajo Cauca, el pasado 06 de junio fueron capturados y asegurados en prisión el mayor Yesmair Torres, jefe del plan cuadrantes de la Policía y el patrullero Carlos José Rúa.

Tanto el oficial como el agente son investigados por los delitos de concierto para delinquir, concusión y no se descarta que tengan vínculos con bandas criminales, dijo el comandante de la Policía Antioquia, el coronel Giovanni Buitrago Beltrán.

Lea también: Alcalde de Bello (Antioquia) tendría que dejar su cargo esta semana

En lo corrido el año, han sido capturados en Antioquia 13 uniformados de la Policía Nacional por los delitos de extorsión, concusión, falsedad ideológica en documento público y secuestro.

También fueron asegurados en la cárcel tres militares de la Cuarta Brigada del Ejército, por apropiarse, al parecer, de dineros de las recompensas en Andes.

Allí, en esta población del Suroeste del departamento, un mayor y dos sargentos, habrían creado falsos informantes y se “embolsillaron” 19 millones de pesos, según la Fiscalía.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido