Cargando contenido

Foto Hospital General de Medellín



Ante las numerosas denuncias por mala administración, la Procuraduría abrió investigación disciplinaria contra Jesús Eugenio Bustamante Cano, actual gerente del Hospital General de Medellín y lo suspendió por tres meses en el cargo, mientras avanza el proceso disciplinario.

Según las quejas formuladas ante el Ministerio Público por el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, el Concejo, la Secretaría de Salud y hasta el sindicato del centro asistencial, hay problemas de gobernabilidad, irregularidades en la contratación de proveedores, desconocimiento de las órdenes de la Junta y posible extralimitación de funciones.

La Delegada para la Vigilancia Judicial y Policía Judicial investiga el gerente por presuntamente haber ordenado, promovido, facilitado o permitido la celebración de contratos con las firmas Valor + S.A.S., Decroliza S.A.S. y Representaciones e Inversiones Élite S.A.S., sin la observancia de los principios que orientan la contratación estatal.

Bustamante Cano habría abusado del poder al impartir instrucciones que rebasarían sus facultades, y/o desconocer decisiones de la Junta Directiva de la E.S.E. o por los órganos de control interno.

Para la sanción, la Procuraduría tuvo en cuenta un informe elaborado por el Icontec, que sugiere que entre la junta del Hospital General y la gerencia hay un clima de desconfianza, atribuido a la manera como el  gerente viene tomando decisiones sobre la contratación. Lo que genera desconfianza entre empleados, usuarios y proveedores, así como de la entidad como empresa  prestadora de servicios de salud.