Tras desplazar a 2 mil 400 personas, los criminales comenzaron a cobrarles dinero.

En tres puntos distintos de las vías de acceso a Cáceres, en el Bajo Cauca, una banda de extorsionistas le estaría cobrando dinero a los profesores que viajan al municipio para dictar clases en los colegios. En esa localidad ya se habían desplazado 2 mil 400 personas, por lo que los delincuentes habrían aumentado las extorsiones tras la llegada masiva de campesinos.

La denuncia fue hecha por el mismo gobernador de Antioquia, Luis Pérez, quien aseguró que los criminales no buscan grandes sumas de dinero, sino extorsionar a los docentes y habitantes de clase media. Los cobros ilegales se presentan en tres sectores conocidos como El 5, 12 y el 18.

"En este país y en este departamento uno soluciona un problema y aparece otro, después de estabilizar el orden público y atender a los desplazados, ahora resulta que los delincuentes están extorsionando a los profesores. No están pegados de grandes sumas de dinero, sino que extorsionan a gente de clase media como los docentes, les quieren quitar sus sueldos".

El mandatario anunció que tras superar el éxodo masivo de campesinos e indígenas que abandonaron sus hogares por amenazas de muerte, ahora el reto es enfrentar las extorsiones que exigen los delincuentes. Por eso, anunció que la Policía creará puestos fijos de control, para garantizar que a ningún ciudadano se le exija dinero para dejarlo transitar por el territorio. 

Por las amenazas en el territorio, 12 profesores estaban en la lista de las cientos de personas desplazadas, por lo que las clases debían ser dictadas en el parque principal. Las autoridades investigan si las extorsiones contra los maestros está afectando el normal desarrollo de las jornadas educativas.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido