Cargando contenido

Foto RCN Radio

Pese al rechazo y a las demandas de varios movimientos animalistas de Medellín, la plaza de toros La Macarena volvió a acoger una nueva edición de la Feria Taurina, tradición que se realiza en la ciudad desde 1.945, con algunos años de interrupciones.

Como es habitual, las corridas comenzaron con protestas de personas que califican la feria como un "acto de barbarie y de tortura animal", por lo que los manifestantes entregaron panfletos en la calle San Juan, con mensajes que exigen la suspensión del evento.

El coronel Juan Carlos Restrepo, comandante operativo de la policía metropolitana del Valle de Aburrá, explicó que en la plaza de toros fueron desplegados 300 uniformados para evitar disturbios, no solo con las autoridades, sino entre los simpatizantes y quienes rechazan las corridas.

La Feria Taurina de Medellín se realizará hasta el 17 de febrero, teniendo 3 corridas principales con participación de los toreros internacionales Enrique Ponce, Julián López el Juli y Sebastián Castella. El próximo día de tensiones será el 3 de febrero, cuando se realizará una corrida mixta.

Los defensores de los animales critican el poco apoyo que han recibido del alcalde de Medellín y del Gobernador de Antioquia para prohibir las corridas en la ciudad. El gobernador Luis Pérez causó polémica en la feria anterior, debido al apoyo que le dio al evento, a través de publicidades con la Fábrica de Licores de Antioquia.