El Tribunal Superior de Medellín confirmó la condena contra un médico general por 2 años y diez meses de presión.

Captura referencial
Foto referencial RCN Radio

Por el homicidio culposo de Martha Lucía Santa de Giraldo, como consecuencia de una liposucción realizada en la clínica Conestética, el Tribunal Superior de Medellín confirmó la sentencia de 34 meses de prisión contra el médico general, Mauricio Andrés Ochoa Londoño.

Dicen los investigadores judiciales que la intervención se realizó el 2 de agosto de 2006 y horas después, la paciente presentó agudos dolores abdominales, vómito y olores fétidos, situación que fue minimizada por el profesional de la medicina que la operó, quien adujo que el cuadro era normal y sugirió que continuara con los medicamentos que le había prescrito.

Martha Lucía falleció al día siguiente por una peritonitis, derivada de la cirugía en la que el médico le provocó más de 30 heridas hemorrágicas, que comprometieron, el abdomen, el intestino delgado y otros órganos, de acuerdo con el dictamen de Medicina Legal.

El médico Mauricio Andrés Ochoa Londoño fue inhabilitado para ejercer la profesión por un período de 12 meses y se le concedió la libertad condicional con prohibición para salir del país.

Esta es la primera condena en el país por cirugías estéticas, pero la familia de la paciente, que dejó cinco hijos, calificó como irrisoria la pena. Esperaba que fuera ejemplar para que no haya más muertes por procedimientos estéticos mal realizados.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido