Cargando contenido

Foto: Cortesía.



Temor e indignación siente la Comunidad de Paz en San José de Apartadó por las declaraciones de las autoridades militares y el gobernador Luis Pérez de que la incursión paramilitar denunciada hace una semana se trató de delincuencia común.

De acuerdo con Fredy Vidal, presidente de la Asociación Campesina de San José de Apartadó, así se revictimiza a los habitantes de esa zona del Urabá antioqueño y se pone en riesgo la vida de cada uno, pues esos grupos autodenominados Gaitanistas o Clan del Golfo mantienen amenazados a algunos líderes.



Según los pobladores de San José, un paramilitar identificado como alias Arcadio llegó primero con el pretexto de vender un poco de cacao a la comercializadora de la Comunidad de Paz y constatar la presencia del líder comunitario, Germán Graciano, para asesinarlo y quien ya ha recibido amenazas. Luego llegaron los demás hombres quienes hicieron repetidos disparos en la zona y dentro de la bodega. Sin embargo, los habitantes lograron retener a dos de ellos que fueron entregados al Ejército.

A pesar de ellos, la Comunidad de Paz denuncia que la Fuerza Pública y el Gobierno no han desarrollado acciones concretas para garantizar la seguridad e integridad de las poblaciones en el Urabá antioqueño.