En el barrio Bello Horizonte, un joven entre los 14 y 18 años de edad, recibió varias heridas con arma de fuego. Según sus familiares, el adolescente no tenía un trabajo estable, así que ocasionalmente ayudaba a lavar buses. No se conocían amenazas de muerte en su contra.

En el barrio Carlos E. Restrepo, cerca de la Biblioteca Pública Piloto, abandonaron un taxi que horas antes había sido hurtado en Robledo. En el baúl del vehículo, las autoridades encontraron dos cuerpos en costales. Medicina Legal adelanta el proceso de identificación.

[imagewp:375978] Vehículo en el que encontraron los cuerpos/Foto cortesía

En el barrio Los Alpes, Andrés Mauricio Uribe estaba con un grupo de amigos, al parecer, consumiendo estupefacientes, cuando dos hombres en moto los abordaron y les preguntaron si tenían marihuana. El joven, de 24 años, respondió que no, así que el parrillero le disparó provocándole la muerte.

En el barrio Miranda, delincuentes le dispararon a Manuel Jaime Arango Uribe, rector de la Institución Educativa Rafael Uribe Uribe. Según testigos, el docente se resistió al hurto de su motocicleta, lo que ocasionó que le dispararan. Los hechos ocurrieron cerca de un colegio de la zona.

https://twitter.com/FicoGutierrez/status/890730944436502529

En el corregimiento Altavista, el conductor informal, Hernán Alonso Maya, murió tras recibir siete heridas con arma de fuego. Según sus familiares, el hombre, de 32 años, habría pertenecido al grupo Los Chivos y hacía un mes habían atacado su propiedad.

Con esta racha violenta, Medellín alcanzó las 301 personas asesinadas este año, a tan solo cuatro casos de superar la cifra del mismo periodo de 2016, según el Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia.