Cargando contenido



Las autoridades de Chocó denunciaron que, 70 días después, continúa la crisis del gas en el departamento. La falta de suministro de gas domiciliario afecta a 11 municipios, entre ellos la capital Quibdó, donde los habitantes deben cocinar en fogones de leña o comprar alimentos preparados a altos costos, en una de las regiones más pobres del país.

Desde hace más de dos meses, el recién inaugurado servicio de gas no se presta en casi la mitad del departamento. La situación motivó una reunión de urgencia entre el Superintendente de Servicios Públicos para el occidente del país, Bernardo Arboleda, y los alcaldes de las zonas afectadas. El funcionario alertó que por la falta de gas domiciliario, las pipetas de gas envasado se están vendiendo al doble del precio legal.

Durante el encuentro, los alcaldes solicitaron que la superintendencia interceda para garantizar el servicio de gas. La instalación de dicho proyecto costo  más de  78 mil millones de pesos, e incluso fue inaugurado por el presidente Santos en el 2016, sin embargo las comunidades siguen sin acceder al mismo.

A través de un comunicado, la empresa Universal de Servicios se defendió de las denuncias en su contra y argumentó que el corte del gas obedece al "pésimo estado de las vías del departamento"y al cambio climático que agravó el invierno en Chocó. Incluso, aseguró que por lo riesgoso que se hace, los empleados tomaron todas las prevenciones para solucionar cuánto antes la falla.

Los municipios donde denuncian estar afectados por la no prestación del servicio del gas son Quibdó, Certegui, Atrato, Unión Panamericana, Cantón de San Pablo, Tadó, Nóvita, Itsmina, Condoto, Bagadó y Medio San Juan.