Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Referencia parque principal de Ituango.
Parque principal de Ituango.
Cortesía: IPC Org

Tenderos y comerciantes de zonas rurales de Ituango, Antioquia, debieron cerrar sus establecimientos debido a las extorsiones y amenazas por parte de grupos armados ilegales, habitantes del sector denuncian una aparente complicidad de algunos miembros del Ejército Nacional. 

Según se conoció, los establecimientos comerciales sólo prestan su servicio hasta la vereda El Río, pero de ahí en adelante y hasta la vereda Santa Lucía ya no se encuentra ninguna tienda abierta. 

Lea también: Alcaldía de Medellín entregará apoyos económicos a personas con discapacidad

Carlos Arcila, defensor de derechos humanos de la Fundación Sumapaz, expresó que desde hace más de tres años se viene denunciando esta situación, los grupos armados ilegales han estado disputándose el territorio y afectando a la población civil, la cual ha sido abandonada por el Estado y los organismos encargados de intervenir. 

"En los últimos días hemos recibido información del cierre de varios locales comerciales en zona rural que podrían vulnerar diferentes derechos a las comunidades. Todo esto por el miedo de la población de poner en riesgo la vida. Yo creo que es importante mencionar que hay un Estado que está faltando a las garantías a estas comunidades como lo hemos venido denunciando desde hace más de tres años".

Le puede interesar: Sicarios asesinan a hombre que se hacía pasar por uniformado de la Policía

Dentro de los casos manifestados que han generado los cierres y la preocupación de los comerciantes, es que, si ellos le venden a uno u otro grupo armado, son acusados de ser colaboradores del grupo criminal contrario, hecho por el cual prefieren cerrar sus negocios hasta encontrar una solución. 

Según los tenderos afectados, a esta situación se suma el accionar de algunos miembros de la Fuerza Pública que se encuentra en el lugar para “brindar seguridad y acompañamiento”, sin embargo, señalan que uniformados solicitan productos que después no son pagados, por lo que no es rentable mantener su negocio de esta manera. 

Habitantes, defensores de derechos humanos y hasta el mismo alcalde ha denunciado la situación que, según ellos, se está saliendo de control y piden una intervención definitiva para erradicar esta problemática que ha estado desde hace años, pero hasta ahora, se le ha venido dando voz a la comunidad afectada. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.