Cargando contenido

Foto: Colprensa - Juan Pablo Gomez



El expolicía Alexánder de Jesús Amaya envió una carta al fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, en la que sostiene que Santiago Uribe Vélez, acusado de la conformación del grupo paramilitar 'Los Doce Apóstoles', no tiene relación con el asesinato del conductor de un bus escalera, Camilo Barrientos, perpetrado en el año 1994 en Yarumal, Norte de Antioquia.

En la misiva, el uniformado condenado a 16 años de prisión en La Picota, aseguró que todo fue un montaje del mayor retirado Juan Carlos Meneses, quien fuera en ese entonces el comandante de la Policía de ese municipio y uno de los principales testigos contra el hermano del expresidente Uribe.

Según Amaya, él tuvo un problema en un bar de Campamento, Antioquia con el conductor Barrientos y se lo comentó al mayor retirado, quien le dijo que se lo daría un regalo.

Después de unos días, “mi teniente Juan Carlos Meneses me lleva a la oficina de él y me muestra las fotos del señor Camilo Barrientos sin vida, y me dice. 'Aquí está su regalo'”, se lee en la carta enviada al fiscal, con la que el expolicía desmiente su anterior declaración y saca en limpio a Santiago Uribe Vélez de ese homicidio.

Además, reitera que los únicos responsables de ese asesinato son él mismo y el mayor retirado Meneses.