Édison Gómez Agudelo, de 23 años, estaba tomando en un local cercano, cuando decidió meterse a las aguas del mar de Necoclí, Urabá antioqueño, pero nunca más regresó. 24 horas después, su cuerpo fue encontrado flotando en el sector Punta Arenas, uno de los lugares más turísticos. El bombero del municipio, Diego Campo, aseguró que el joven dejó el dinero y los documentos en el estadero, porque tenía pensado regresar minutos después. El cuerpo fue trasladado a Medicina Legal para hacer la necropsia. El joven, oriundo de Medellín, estaba de vacaciones en Necoclí, junto a algunos familiares que se encargaron de su identificación. Los organismos de socorro hicieron un llamado a los bañistas a evitar meterse al mar cuando hayan consumido licor o en zonas que estén restringías.